Cómo acabar con los INCENDIOS - Bonhomia Bonhomia

Cómo acabar con los INCENDIOS

Nada nuevo que descubrir, no soy profesional de esto, pero he visto y he vivido lo que hacen en el mundo donde países enteros son parque natural: cuidar y reforestar, como la vida, unos mueren, otros nacen.

Solo quiero recordar, a mí mismo y a los demás,    ahora es momento de hablar de ellos, no cuando no tiene remedio, en el momento que ocurren, sino en solución a un hecho tan grave que está acabando con el planeta, con vidas humanas y animales, puntuales y permanentes, año tras año, pasa el verano, y nadie más habla de ello hasta la próxima temporada, así somos. Los INCENDIOS forestales se apagan en invierno.

Voy a poner dos ejemplos personales: Mi casa en la sierra está rodeada de pinos, de matorrales, la de mis vecinos también, una urbanización en pleno bosque mediterráneo, nunca un incendio en decenas, cientos de años, porque la limpiamos y controlamos, así de sencillo. Mi hijo vive en el campo, en sus terrenos tiene 5 burros, los vecinos le piden los burros para que coman alrededor de sus parcelas, para evitar INCENDIOS,…. a partir de ahí saquen las conclusiones.

A todos nos toca ser conscientes de que nos jugamos y qué hacer para prevenirlos. Las secuelas irreversibles en toneladas de oxígeno que las hojas dejarán de emitir, consecuencia inmediata es que se reducirá la humedad medioambiental, lloverá menos y cada vez terrenos más secos.

Si hablamos de provocados, ahí pues no hay otra que el más fuerte de los castigos para los asesinos más grandes, los asesinos de personas, animales, vegetales y minerales, del planeta tierra.

A las personas que extinguen el fuego, profesionales y voluntarios, la admiración más grande, es una de las labores de mayor satisfacción, vaya mi humilde homenaje. Recuerdo aquellas campanas sonando, todo un pueblo movilizado, cuando era un niño, siempre admiré a estas personas, luego a los bomberos en el cine, y después lo que nos vino in situ…. felicidades.

Cosas que debemos saber y cosas que debemos hacer:

-          Parto de la base que existen todos los estudios habidos y por haber, que los Ingenieros, Técnicos,…. Forestales han hecho todo lo que han podido, hablan de ordenación territorial, reintroducir herbívoros salvajes, plantaciones autóctonas, recuperación de suelos erosionados,…. porque no lo ponen en marcha.

-          En cada pueblo, en cada urbanización, debe haber, hay, un plan de emergencia para saber qué hacer. Los cortafuegos y mantenimiento de parcelas, bosques, parques, es cosa de vecinos y ayuntamientos, y un poco más sofisticado, existen detectores de fuego, esta es una primera medida: el plan, los medios, la información.

-          La limpieza de los montes, de una forma natural, creadora de riqueza, con rebaños de cabras, ovejas, equinos, promoviendo la pequeña ganadería, o la recogida y limpieza de forma industrial y fomentar la industria de la biomasa para calefacciones y otras energías renovables.

proceso producción biomasa

- Hay que invertir en gestión forestal, esto ya es cosa de gobiernos – es muy rentable – se puede privatizar la gestión…. Desde una Ley acorde al siglo XXI y a las circunstancias, que contenga un plan de negocio para el sector que genere empleo y riqueza, dentro de un modelo productivo sostenible y equilibrado.

Un entorno forestal, con estructuras vegetales en constante evolución, de pastos, matorral, arbolado, se convierte en una selva sin control, pero sin agua, sin fauna natural, por tanto un depósito de combustible que solo espera los incendios para no parar, manda el fuego.

Los grandes presupuestos, para la extinción de incendios, son fracasos, debido a la falta de los mínimos en la parte principal, la prevención. La ganadería extensiva contra el fuego resulta más barata y es más rentable, por ejemplo.

Hay que reforestar lo quemado con autóctonos, que los pinos no son franquistas, que hay ingenieros de montes que nunca han plantado un pino, dejemos que sean ellos los profesionales en esto que nos den solución a los INCENDIOS. Leer El libro de la montería, del siglo XIV.

Por último, tengo claro que quiero bosques, paisajes, verdes, con flora y fauna, pero cuantos bosques son el equilibrio entre personas, animales, vegetales y minerales, sin confundir con los montes, ¿te has preguntado para que los quieres?, no sería esto una buena gestión forestal.

Recomiendo: http://elpais.com/elpais/2012/07/12/opinion/1342112007_766403.html.

Responder