Profecías Mayas « Bonhomia Bonhomia

Profecías Mayas

(*) Mi amigo JOSE, muchos más de 70 años, me hace llegar una información manuscrita, de bella caligrafía, para contarme lo que decían los Mayas sobre el fin del mundo el día 22/12/2.012 y como interpreta el asunto, así como reclamar que hay que escuchar, por lo menos, y hacer caso a profetas y videntes, creo que para él puede ser la misma cosa. Yo lo he leído y releído, no lo entiendo mucho, es una cuestión, como las religiones, de fe, de creer, pero aunque no lo comparto, tampoco niego nada, y sí estoy de acuerdo en que el Bien siempre debe prevalecer sobre el Mal, aunque los dos están ahí, y que la Verdad debe ir siempre por delante. Que cada uno interprete lo que quiera, pero os va dar que pensar, interesarse por Nostradamus y los Mayas, son bonitas historias que al igual que JOSE participó conmigo Yo lo hago con todos vosotros.

 

Según los Mayas, la duración del giro solar dura 25.625 años, y a este se le llama día galáctico.

El día galáctico está dividido en cinco ciclos, y cada ciclo tiene una duración de 5.125 años. A estos ciclos se les llaman: 1º Mañana de la Galaxia.  2º Medio Día. 3º Tarde. 4º Atardecer Noche. 5º Noche Amanecer.

Nos decían que a partir de 1.999 nos quedarían 13 años hasta el denominado fin del mundo.

Cada 5.125 años la tierra se ve afectada por los cambios en el sol mediante el desplazamiento de su eje de rotación. Predijeron que a partir de ese movimiento se producirían grandes cataclismos.

Esta profecía (la primera) nos habla del tiempo del no tiempo, un periodo de 20 años que empezó en 1.992 y termino en el 2012 donde la humanidad entraría en el último periodo de grandes aprendizajes y grandes cambios.

El 22 de diciembre de 2012 el sol recibiría un rayo sincronizador del centro de la galaxia con el que se iniciaría un nuevo ciclo amanecer de la galaxia.

Sería el comienzo del fin del mundo del materialismo y destrucción en el que vivimos y el inicio de una nueva etapa de respeto y armonía.

Antes de ese día, la humanidad debería optar entre desaparecer como especie pensante que atenta contra el planeta o evolucionar hacia una nueva era de integración con el resto del universo, comprendiendo y tomando conciencia de que todo está vivo y que somos parte de ese todo y que podemos existir en una nueva era de paz (de luz).

A este proceso, comunicado por los Mayas, y a través de otra fuente de información, se le suma otro proceso de total trascendencia. El universo se “repliega”, pasa del movimiento diástole, de expansión, al que ha estado sometido durante el último ciclo, a movimiento sístole. La luz comenzó a concentrarse y la oscuridad se fue disipando. El reino de la negatividad es la oscuridad. Por este cambio, plenamente conocido por la negatividad, se han producido y se están produciendo tantos desequilibrios y tantas acciones destructivas.

El mal y el bien, están luchando por vencer en esta contienda y lo seguirán haciendo durante tiempo.

El mal cree tener ganado este proceso, casi, casi, lo tiene en su mano. Pero también es consciente que la luz al concentrarse, se va a fortalecer enormemente, y conoce las consecuencias de esta concentración.

El mal y el bien siempre han formado la esencia del hombre, pero nunca en la historia, el mal ha reinado de forma tan soberana como lo hace ahora. Vienen tiempos en que las personas tendrán que recapacitar sobre su actuación, y de ellas y solo de ellas dependerá su supervivencia. Estoy convencido que saldrán vencedoras de esta contienda.

Cuando la verdad se presenta ante la inteligencia humana, ésta la rechaza por lo inverosímil que parece.

El 11 de Agosto de 1.999, Nostradamus predijo un gran cataclismo para la tierra. Se anuncio un eclipse de sol, pero aparentemente no ocurrió nada, aparte del propio eclipse.

En un círculo muy reducido, y en el más absoluto anonimato se pronunciaron personas que decían ser videntes. Estos manifestaron que ese día (11-agosto-1.999) era el inicio de un tiempo muy doloroso para la humanidad, que con el transcurrir del tiempo seríamos conscientes de ello, pues nos encaminábamos irremediablemente al fin de un tiempo de oscuridad para amanecer en un nuevo tiempo como anunciaron los Mayas.

Estos videntes se estremecieron de miedo al ver descender durante el eclipse entidades altamente negativas para el planeta (entidades astrales) y que estas influirían terriblemente sobre el hombre.

Los hechos que preceden a ese día avalan las declaraciones de estos videntes, pues ellos lo vieron y lo advirtieron en su entorno y fueron tachados de visionarios y apocalípticos (estos videntes tienen, poseen, la facultad de ver con los ojos físicos, donde el hombre de a pie no vemos nada.

A partir del 11 de agosto de 1.999 cambio todo en el mundo.

Caminamos en la más absoluta oscuridad espiritual y en el plano físico somos más materialistas y violentos, causamos la destrucción de las torres gemelas que nos condujeron a una gran guerra en oriente medio, el terrorismo se radicalizo con mayor fuerza, siendo este más violento.

La corrupción ha echado raíces entre nuestros mandatarios, la sequía, la contaminación del planeta es mayor cada día que pasa, la fe y el amor son consideradas tonterías y ñoñerías del pasado…. En fin! Que Dios nos ayude!.

Esta mirada hacia atrás, es para recordar que como sucedió en su día con Nostradamus, no nos vuelva a suceder con los Mayas. Yo creo en sus profecías y en su ejecución, pero no de una forma radical, de la noche a la mañana, todo lleva un tiempo, quizás sea muy lento para nosotros, pero en el cosmos el tiempo no existe como en la tierra.

El 22-12-2.012 entramos en el amanecer de la galaxia. Un ciclo dura 5.125 años según nos cuentan los Mayas. El 22-12-2.012 dejamos definitivamente atrás un periodo de 5.125 años de oscuridad, para amanecer en un nuevo tiempo de luz que durará otros 5.125 años donde se manifestarán los cambios profetizados por los Mayas, cambios en el hombre, cambios en el planeta que traerán sufrimientos internos y externos, cambios radicales en nuestra forma de vivir y pensar y todo ello para caminar hacia un nuevo tiempo donde germine la nueva simiente en paz y en armonía con el planeta y el cosmos, como dicen los Mayas un nuevo tiempo de luz.

El eclipse del 11 de agosto de 1.999 marcó el centro del periodo de tiempo destinado a acelerar los cambios que han de producirse en la tierra desde la convergencia armónica de 1.987 al final del ciclo Maya de 5.125 años que terminará el día 22-12-2.012, y empezó otro.

Responder