Reflexiones sobre la Bonhomía - Bonhomia Bonhomia

Reflexiones sobre la Bonhomía

Quiero iniciar mis OPINIONES en este blog de BONHOMIA, con una petición expresa de que aportéis vuestro pensamiento, filosofías que ayuden a vivir, a ser felices.

Las palabras las escriben personas para decirnos que podemos hacer cosas, que debemos hacer cosas, dar soluciones, poner cada uno de nuestra parte, movilizarnos, somos muchos.

Os pido una definición de BONHOMIA, y reflexiones, que como las que os expongo a continuación, completen ideas que tengan el suficiente sentido como para actuar.

Las denominadas BUENAS PERSONAS, propias de épocas anteriores, han sido motivo de befa y escarnio y relegadas a figuras de museo. Aquellos extraños seres fieles a sus principios y compromisos, honestos, formales, solidarios, compasivos, prestos siempre a ayudar y socorrer si era preciso, personas de una pieza, han ido desapareciendo. La BUENA PERSONA que se había ganado su reputación trabajando honradamente y que ostentaba un lenguaje pulcramente educado, que era la antítesis de la ostentación, ese extraño personaje ha sido sustituida por llamados triunfadores y famosillos. Es preciso rescatar si no a aquellas venerables BUENAS PERSONAS, sí a personas capaces de desplegar virtudes, que poder enseñar a los niños, personas susceptible de ser emuladas, capaces de generar una reputación de honestidad y solidez, que nos estimulen a todos.

Para que haya virtud, BONDAD, tiene que haber previamente tentación. Y las tentaciones son, sin duda, otro de los motores del mundo. Lo único que necesita el mal para triunfar, es que los BUENOS no hagan nada. Debemos hacer el bien o nos quedamos como criaturas inacabadas.

A las BUENAS PERSONAS nunca se las reconoce lo suficiente, incluso no se las reconoce, por su anonimato, por su humildad, por su timidez, por su sencillez. Desconocidos, alejados del oropel, del dinero y la fama, son los que hacen posible que exista el mundo.

Lo mejor que nos podemos desear es que la BONDAD, nunca nos sea indiferente, por muy mal que nos vayan las cosas, sobre todo cuando estén mal, es una forma de sacar fuerzas para que no empeore.

Las BUENAS PERSONAS están por todas partes. Se trata de no buscar la perfección y centrarse en la persona real, hay que saber verlos y leerlos. Uno mismo puede cambiar, no existe el soy así, todo el mundo puede tener suerte y oportunidades, pero se necesita pasión y trabajo duro para mantenerlas.

FELICIDAD = Sentirse bien = Ayudar a los demás = Hacer cosas productivas. Debemos entender la idea de que solo siendo BUENOS, seremos felices.

El único activo real es el ser humano. Son las relaciones entre las personas, las que construyen la vida. Cuando la gente se reúne, las grandes ideas se hacen realidad .Un grupo pequeño de personas reflexivas y comprometidas pueden cambiar el mundo. Cuando la vida nos pone a prueba, sacamos lo mejor de nosotros mismos, llegamos hacer cosas que nunca hubiésemos imaginado. Las personas no razonables están en vías de extinción.

Parece que no hay nada más importante, siempre, que lo que uno hace. No valoramos lo suficiente lo que hacen los demás.

En tiempos de crisis, los BUENOS se hacen mejores, los regulares, depende, y los malos se hacen peores.

No te has preguntado alguna vez si la crisis se debe a un empeoramiento de la calidad de las personas, una corta duración de las amistades, la brevedad de los amores, no hay leyes eficaces para evitar que la sociedad se degrade, ni preceptos religiosos para la conciencia de creyentes, solo negocios, estamos en un momento en que cumplir con la palabra, comportarse con dignidad, respetar a los demás y a sí mismo ha ido perdiendo importancia. La pérdida de importancia de la integridad es la pérdida de importancia del mundo. Esta gran crisis puede llegar a ser, por tanto, una crisis de civilización. ¿Antes nos amábamos más? No es seguro. Sí, nos necesitábamos más. Las personas se entretenían con las personas y así se creaba tejido social, hoy nos relacionamos más con las máquinas – tv, videojuegos, internet,…. Hace medio siglo, la reputación era una condición que decidía el destino. Ser una persona íntegra se aviene mal con un mundo fraccionado.

Lo importante en la vida es tener alguien 1) que te escuche, 2) que te comprenda y 3) que te ayude, este es BUENO.

Los científicos evolucionistas, en la revista Science. Píldoras para la mente: Algún día habrá pastillas para ser mejores personas. De existir, ¿se decidiría la gente a tomarlas?.

Leídas estas reflexiones, habiendo reflexionado, ¿quieres ser BUENA GENTE?.

3 respuestas a “Reflexiones sobre la Bonhomía”

  1. antonio retamero

    Amigo Jordi, tu iniciativa me parece muy interesante y sobre todo muy necesaria en estos momentos, tenemos que aprender de lo que está pasando, y sobre todo rectificar y hacer rectificar los múltiples errores que hemos cometido en el pasado, todos esos aspectos humanos que pasábamos por alto, son bajo mi punto de vista, la punta de lanza que cambie la sociedad y la haga mas humana y menos material.

    Contarás conmigo de modo activo en tu blogs, un fuerte abrazo y adelante.

  2. Alfonso Olalla Guerra

    BONHOMÍA es ser bueno, ni más ni menos.

    ¿Y qué es ser bueno? En mi opinión es algo muy sencillo: poner todo el cuidado y atención del mundo en no molestar a nadie sin necesidad, y ayudar en todo cuanto se pueda. Se trata de ir por la vida con una actitud amable y cortés, proactiva siempre en la ayuda.

    Al final convergen la religión cristina y la ética en una formulación idéntica que resume muy bien el concepto de BONHOMÍA. Para los cristianos es “amarás al prójimo como a ti mismo”. Para los que no lo sean el viejo refrán de “no quieras para los demás lo que no quieras para ti”.

    Como decía, ni más ni menos.

  3. Georgeana

    La felicidad es la gran búsqueda del ser humano. Algunos la buscan entre bienes de consumo, dando un excesivo valor a la apariencia y conforto, la vanidad. Para alimentar la insaciable vanidad, en algunas ocasiones son obligadas a pisar a compañeros y amigos, generando una angustia interior que sin darse cuenta las alejan de la felicidad, por mucho que tengan gran poder de consumo.
    Las buenas personas buscan la felicidad en su interior. Buscan hacer lo correcto, dormir tranquilos y tener buenos sueños, buscan colaborar con el próximo. Las buenas personas no tienen la capacidad de ser felices y cómplices del sufrimiento ajeno a la vez.
    Ejemplo de una pequeña buena persona.
    Marina, 5 años, sale de su casa en dirección al colegio, es un día importante, todos van de excursión. Esta emocionada y nerviosa por subir al autobús. Se reúne en su clase, todos alegres haciendo fila para la salida. Cuando observa que 3 de sus amigos no están contentos, más bien están tristes. Estos niños no pueden ir a la excursión, sus papas no han podido pagar los 6€ que vale. Marina va a la excursión, pero ya no va tan contenta, mas bien va triste, piensa en los amigos que se quedaran.
    Las buenas personas son capaces de ver el mundo como un todo, con sinergia. No se sienten en centro del universo, se sienten uno más.
    Enhorabuena por la web. En TodosSomos nos identificamos mucho con tus palabras.

Responder